viernes, 27 de julio de 2012

Ciao, N

Mierda...llegaba tarde! malditos tacones...primer dia de trabajo,nuevo despacho,y ella,en su habitual desorden, iba a llegar tarde. Subió acelerada al ascensor, antes de que se cerraran las puertas. Se apoyó en la pared, como dándose un respiro. Aún sentía su agitado pecho debajo de la blusa. Su respiración entrecortada y la garganta seca por las prisas. Ni siquiera llegó a percatarse de otra presencia en el amplio ascensor.
Él. Con su ropa formal, un portafolios, camisa desabrochada y la corbata en la mano, como si hubiese dejado de asfixiarle..
Esa postura relajada, ese mechón de pelo que se le deslizaba sutil por la frente y aquellos ojos oscuros que la miraban con deseo. Acaso se conocían?
De repente, el ascensor paró. El hombre sonrió, se acercó tanto a ella,que casi podía oirle respirar y sintió un escalofrío cuando el rozó su cuerpo al salir,mientras decía.
- Ciao, N
Ella, quedó inmovil, disfrutando de aquel ardor que sintió al oír de nuevo aquella voz.
Los nervios,sin duda, le habían jugado una mala pasada.Cómo no pudo verlo!
Respiró profundamente, maldiciendo su despiste, y volvió a sentir de nuevo su olor. Y sonrió.
Ciao Adam, pensó. Hasta pronto... ( Continuará)
                                                                                                                                              N

No hay comentarios:

Publicar un comentario